Volver

Principios básicos de la Menopausia: ¿Qué me está pasando?

 

Por la Dra. Cindy Long. 

 

¿Ha notado que están ocurriendo algunos cambios significativos? Sus periodos menstruales se han vuelto más pesados y menos predecibles, tal vez está más irritable y de mal humor de lo normal, o tal vez no está durmiendo muy bien y luego hay esos frustrantes sofocos que le hacen preguntarse: ¿Estoy en la menopausia?  Hay muchas cosas sobre la menopausia que pueden ser confusas, empezando con la definición. Muchos asumen que los cambios que usted experimenta son una señal de menopausia, pero de hecho muchos de los síntomas que experimenta ocurren en la perimenopausia que es el tiempo que precede a la menopausia. La menopausia por definición es un año sin períodos menstruales. ¡Esta no es una definición muy útil! Para muchos, los síntomas que asociamos con la menopausia ocurren mucho antes de que sus períodos cesen por completo. Y también hay muchas mujeres que ya no tienen períodos debido a tratamientos médicos como Depo-Provera o debido a intervenciones quirúrgicas como la histerectomía o la ablación endometrial. Sólo porque usted no tiene períodos, no significa exactamente que usted está en la menopausia.  El tiempo previo a la menopausia, cuando las hormonas y la función ovárica están disminuyendo, es la perimenopausia. Típicamente a mediados de los 40, pero por temprano a finales de los 30, los ovarios comienzan a quedarse sin óvulos sanos y disminuyen la producción de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona. Muchos de los síntomas clásicos que las mujeres experimentan durante la perimenopausia, incluyendo sofocos y sudores nocturnos, sequedad vaginal e irritabilidad, son en esencia un efecto de abstinencia por la pérdida de estrógeno. Esta disminución de la función ovárica no es típicamente una caída suave y constante, sino que ocurre de repente y en chorros. El revestimiento del útero, donde se origina nuestro flujo menstrual, responde muy bien a estas hormonas, de modo que cuando se desequilibran también lo hace el revestimiento, y por lo tanto sus períodos pueden volverse pesados y prolongados, o cortos e infrecuentes. A medida que sus ovarios se van quedando sin óvulos sanos, deja de ovular regularmente y esto también afecta profundamente la frecuencia de sus ciclos. Esta transición de un período de capacidad reproductiva a la menopausia ocurre en el transcurso de muchos años, por lo que las mujeres pueden experimentar un promedio de 3 a 7 años de síntomas antes de que sus períodos se detengan completamente. Una vez que su menstruación se haya detenido, muchos de los síntomas más molestos debidos a la abstinencia de estrógeno (como los sofocos o dolores de cabeza) pueden haber disminuido o desaparecido. En este punto, sus ovarios han dejado de producir estrógeno y progesterona por completo y se entenderá que está oficialmente en la menopausia. Notablemente los ovarios todavía producen algo de testosterona y esto contribuye al molesto crecimiento del vello del que muchas mujeres se quejan durante la menopausia. Los tejidos de la pelvis, incluyendo la vagina, la vulva, la vejiga y la uretra, son muy sensibles a la presencia de estrógeno. Así que durante la menopausia, cuando hay una falta crónica de estrógeno, usted puede experimentar un empeoramiento progresivo de la sequedad vaginal, cambios en la secreción vaginal y el olor, irritabilidad de la vejiga y aumento de pérdidas de orina. El estrógeno también influye en varias regiones diferentes del cerebro, por lo que muchas mujeres notarán cambios pronunciados en el metabolismo, los patrones de sueño, los estados de ánimo y la memoria durante la menopausia. Los síntomas de la perimenopausia y la menopausia son variados y la experiencia de cada mujer puede ser algo única. Pero al familiarizarse con los síntomas comunes de la menopausia y comprender los cambios biológicos subyacentes que están ocurriendo, podría tener una transición más fácil y cómoda.

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
La importancia de buscar apoyo durante la transición a la menopausia
Siguiente
Olor vaginal y menopausia