Volver

¿Cómo (y por qué) su cuerpo cambia durante la menopausia?

 

Por la Dra. Cindy Long  

Hay una buena razón por la que comúnmente nos referimos a la menopausia como “el cambio". Parece que ¡TODO -nuestros estados de ánimo, nuestros cuerpos, nuestra fertilidad, nuestros deseos y nuestra autoimagen- CAMBIA! Todo comienza con la disminución de la producción ovárica de hormonas esteroides, sobre todo estrógeno y progesterona. Estas hormonas son responsables, en parte, de mantener la función reproductiva, y una vez que tocan fondo, la fertilidad termina. Estas hormonas también afectan a casi todos los demás sistemas y tejidos del cuerpo, directa o indirectamente. Por lo tanto, la variedad de cambios que se experimentan con la disminución de la función ovárica es amplia y variada.  

 

Una de las mayores quejas que encuentro en las mujeres que atraviesan la menopausia está relacionada con el aumento de peso y el cambio en la distribución de la grasa corporal. Estos cambios hormonales indican al cuerpo que reduzca la masa muscular magra y que almacene más grasa, especialmente en la sección media. El metabolismo se ralentiza notablemente, por lo que el aumento de peso es muy fácil y la pérdida de peso mucho más difícil. El metabolismo comienza a disminuir en las mujeres a partir de los 20 años, pero este declive se vuelve mucho más rápido con la menopausia. Así que, a medida que envejecemos, nuestras necesidades calóricas disminuyen, y la cantidad de energía que debemos quemar para mantener, y mucho menos para perder peso, aumenta notablemente. El aumento de peso en la menopausia no es inevitable, pero se necesita un esfuerzo concertado con buena nutrición y ejercicio regular para evitarlo. 

 

Otra queja común involucra cambios en la piel y el cabello. A medida que envejecemos, la elasticidad de la piel disminuye y la distribución de la grasa cambia, por lo que la piel a menudo se vuelve más frágil, arrugada y a veces, flácida. La piel y los folículos pilosos son muy sensibles a las proporciones relativas de las diferentes hormonas esteroides. Con la menopausia, el estrógeno y la progesterona disminuyen mucho más que las hormonas masculinas como la testosterona, que los ovarios producen en pequeñas cantidades durante toda nuestra vida. Así que los folículos perciben una abundancia relativa de las hormonas esteroides masculina, y esto resulta en esos molestos pelos oscuros y gruesos que aparecen en la barbilla y el labio superior. Este alto nivel de testosterona también estimula la producción de aceite y contribuye a un aumento del acné. Del mismo modo, los niveles relativamente altos de testosterona en el folículo piloso pueden dar lugar a una pérdida de cabello de patrón masculino y, en circunstancias extremas, a una calvicie parcial. La mayoría de las mujeres notarán que el vello de la cabeza, las axilas y las piernas se vuelven más delgadas, por lo que muchas necesitarán afeitarse menos. La mayoría de estos problemas se pueden tratar adecuadamente con productos de depilación cosmética y productos tópicos para el cuidado de la piel. Las condiciones más extremas pueden requerir la intervención de un dermatólogo. 

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
De piel grasa a seca ida y regreso: ¡Bienvenida a la menopausia!
Siguiente
No son solo los sofocos: ¿Por qué me siento gorda y loca?